Danza Para Mi Hija Susana
Article printed in El Mercurio (Santiago, Chile) 27/11/99

El movimiento de los materiales se inicio cuando Felipe Ortega en el año 1953 ingreso a estudiar escultura en la Escuela de Arte de la Universidad de Chile. Desde aquel tiempo comenzo su interes por otorgar un rol publico a sus piezas: "Para un artista, durante las decadas de los 50 y 60 era natural desarollar obras pensando en los mas diversos publicos", recuerda el escultor " El era para todo el mundo. Los artistas nos sentiamos muy cerca de la gente. Es por eso que en el ano 1970 done una obra de madera para la romuna de Santiago, cuyo titulo era "Homenaje a la Araucania" -el totem inspirado en la cultura mapuche - que fue instalado inmediatamente en el Parque Maria Luisa a los pies del cerro San Cristobal "Lamentablemente, despues de| Golpe me tuve que ir tras lo que inicie un itinerario por latinoamerica y finalmente Europa" Anos despues, el artista, junto a la Municipalidad de Santiago, inicio la busqueda de los restos desaparecidos de la madera policromada, pero resulto infructuoso Ante esto, una forma de reparaci6n fue pensar en un nuevo proyecto escultorico

Al instante se activo su construcción cuestión que con mucho esfuerzo se logró concretar durante el ano 1997 Como ya habla pasado tanto tiempo y los regresos al país se volvían cada vez más imposibles Felipe Ortega desarrollo un proyecto eligiendo como destinatario la imaginación libre de la gente de la calle

Con sólo dos puntos de apoyo el fierro fue distribuido a partir de planos geométricos superpuestos de tal modo que ascendieran desafiando la lógica del peso y el equilibrio visual Por sobre los 4 metros vanos tubos de metal se contorsionan sobre los volúmenes, como si fuera una sola Iinea ritmica que no necesita figuraciones ni formas reconocibles donde detener la mirada tal vez la cabeza de un pá|aro la decoración de un vestido en medio de una danza flamenca una serenata inconclusa o el azar del soplete y el estaño estableciendo sus propios ritmos atonales y abstractos

Por Ramon Castillo,
Licienciado en estetica